¿Qué le pasa a mi piel con el tiempo y cómo puedo cuidarla?

¿Qué le pasa a mi piel con el tiempo y cómo puedo cuidarla?

Estudios dermatológicos han demostrado que los fenómenos oxidativos son los principales causantes de los signos del envejecimiento. Nuestra piel posee mecanismos naturales de defensa frente a estos fenómenos, sin embargo su capacidad de protección es limitada y se saturan rápidamente, dejando la piel expuesta a los efectos nocivos de los radicales libres.

Los radicales libres son aquellas moléculas de las células que se oxidan y generan en consecuencia los primeros signos del envejecimiento. En el caso de la piel, los radicales libre atracan al colágeno y la elastina, haciendo que se pierda elasticidad y firmeza.

Una de las soluciones para la piel es primero, el filtro solar que, aunque es la primera línea de defensa, solo bloquea el 55% de los radicales libres por lo que, para el cuidado de la piel, se requiere el uso de antioxidantes tópicos para una protección eficaz.

Solo los antioxidantes formulados correctamente logran corregir los signos del envejecimiento y prevenir los efectos de los radicales libres, multiplicando las defensas naturales de la piel.

Existen radicales libres generados por agentes internos y agentes externos. En el caso de los internos algunos factores pueden ser el estrés, el excesivo ejercicio físico y la deshidratación celular. Mientras que los radicales libres externos son fuentes exógenas que afectan las células como:

La radiación solar (una de las mayores fuentes de radicales libres y principal causante del envejecimiento cutáneo).

El humo del cigarrillo y la contaminación atmosférica.

Algunas drogas como el paracetamol, la furosemida, los antibióticos y los quimioterápicos.

Las dietas hipercalóricas, la falta de antioxidantes, el consumo de aceites hidrogenados -como la margarina-, el consumo de grasas trans, la diabetes y los procesos inflamatorios.

Una forma de frenar la acción de los radicales libres es a través de la alimentación en productos que contengan antioxidantes:

• Carotenos y vitamina A: presentes en verduras de color verde y con tintes colorados, anaranjados y amarillos, como brócoli, coles, espinacas, lechuga, perejil, batatas, calabaza, zanahoria. También están en el melón, mango, hígado, manteca, yema de huevo, lácteos y atún.

• Vitamina C: en cítricos, pimientos, coles, espinacas, coliflor, p apa, tomate, banana, ananá, manzana, melón, frutilla y kiwi.

• Vitamina E (tocoferol): en vegetales de hojas verdes como espinaca y brócoli, aceites de soja y oliva, germen de trigo, yema de huevo, levadura de cerveza y frutos secos.

• Selenio: en carne, pescados, mariscos, cereales integrales, productos lácteos, huevos, frutas y verduras.

• Zinc: en carnes, vísceras, pescados, huevos, cereales y legumbres.

• Cobre: en hígado, pescados, mariscos, cereales completos y vegetales verdes.

• Flavonoides: en frutas, vegetales, té (principalmente verde) y vino.

Además de una buena dieta, se recomienda el uso de productos cosméticos que multipliquen la defensa natural de la piel a través de antioxidantes. En nuestra tienda online podrás encontrarlos, elige el que más se adecúe a tu tipo de piel. 

Si tienes algún a duda por algún tema dermatológico en particular te recomendamos pedir ayuda a nuestros especialistas ingresando a https://www.biomer.cl/dermatologia